Límites y lúmenes

Años atrás nos visitó un albaceteño que se creía isotermo. El pobre tiritaba en el Eume una tarde de enero pensando que en Cuenca ya había sufrido todo el frío que se podía pasar escalando. Otra cosa que le sorprendió fue que alargáramos un día de bloque hasta que la piel nos limitara, alén do solpor.

yoyes_blowjob_2014Hace unos días unos amigos me volvieron a recordar que con ropa, unos leds y motivación no hay frío ni oscuridad que te pueda parar.